rss vimeo twitter facebook instagram

contexto

El año 1999 inicié un proyecto para el cual me propuse registrar fotográficamente distintas actividades domésticas cotidianas; aquellas situaciones insignificantes que se repiten de igual modo, una y otra vez. En vigilia fue el primero de esta serie y en él fotografié a mis hijos durmiendo cada noche, a lo largo de siete meses.

Luego, para En vigilia 4, comencé a fotografiarlos cada día mientras se cepillaban los dientes, de manera que luego de unos seis meses de trabajo contaba con un archivo cercano a las setecientas fotografías (de este registro surgiría más tarde la idea de realizar Sobrevigilancia).

Decidí entonces mostrarlas en el formato que les era propio en cuanto a su origen doméstico cercano al álbum familiar, esto es 9 x 13 cm: seiscientas cuarenta fotografías dispuestas en dos muros contiguos, colgando de pequeños clips. Así, este registro se sumó a aquellas series realizadas fotografiando cada noche a mis hijos durmiendo en sus camas, o comiendo en la cocina.

Mi interés estaba puesto en el hecho de que cada uno de esos momentos se vuelve invisible a nuestros ojos debido a su constante reiteración, sin embargo, es justamente gracias a esta repetición que dichas actividades comunes tienen la particular capacidad de convertirse en los límites seguros de nuestro tránsito, sin los cuales careceríamos de referencias para habitar el presente.

  1. © 2018 mónica bengoa

social


social