rss vimeo twitter facebook instagram

news

A Mónica Bengoa siempre le han alabado la paciencia o le han dicho que está loca por hacer obras en las que tarda hasta once meses. Es el tiempo que requieren sus trabajos, generalmente de grandes dimensiones y compuestos por cientos o miles de fragmentos, y ofrecidos al espectador para que baje las revoluciones y se detenga a contemplar objetos, situaciones o paisajes cotidianos.

El repertorio es amplio: el público puede encontrarse con la mitad de un durazno, un lavamanos, un rincón del jardín de la artista, su rostro, pliegues de su cuerpo, su auto o páginas de sus libros. Esos son los elementos que, temáticamente, ha explotado Mónica Bengoa durante 25 años de trayectoria y los que se ven en la retrospectiva que presenta en el Museo de Bellas Artes.

La marca de fábrica de la autora está presente a través de murales de grandes dimensiones que reproducen imágenes de momentos, objetos y paisajes cotidianos.

A través de sus obras más relevantes, algunas inéditas o poco vistas, la exposición da cuenta de la variedad de técnicas, formatos y materiales involucrados en la producción de la autora y de cómo fue avanzando desde proyectos fotográficos hasta piezas murales donde la imagen es el punto de partida.

“Cuando uno llega a estudiar arte no sabe bien a lo que va y yo encontré que la foto era lo mío. Fotografiaba momentos de la vida diaria y a la vez estaba interesada en la cartografía, haciendo murales de grandes territorios con lápices de colores.”, explica, mientras habla de los trabajos del primer segmento del montaje.

(…)

related exhibitions

Tentativa de Inventario

06 diciembre - 11 marzo 2018

Exposición retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes MNBA.


  1. © 2018 mónica bengoa

social


social