rss vimeo twitter facebook googleplus pinterest

context

Mónica Bengoa expande una premisa ya tratada en obras anteriores, en las que utiliza la fotografía de frutas y verduras como referencia. Teniendo, en esta ocasión, como tema la batata dulce de Aljezur, Mónica retoma el proyecto One hundred and sixty three shades of yellow, green, orange, red, purple, brown, gray and blue (so far), que comenzó en 2005.

En colaboración con el chef João Oliveira de Algarve, esta artista chilena, apasionada por el estudio exhaustivo del color, produjo un registro fotográfico y dibujos de las diferentes variedades cromáticas existentes de batata como preparación para una obra de arte que, como motivo, se basa en las formas y texturas de esta planta, originaria de los Andes. Así nació una pieza que muestra imágenes fotográficas subrayadas por bocetos hechos a mano que actúan como ventanas a la realidad.

Mónica Bengoa considera la naturaleza muerta como modelo paradigmático de la pintura, y está fascinada con la botánica como un ejercicio de observación, desde la perspectiva de la práctica fotográfica. La investigación de los diferentes colores presentes en la batata se realiza a través de visitas durante la residencia de la artista, a los campos de cultivo de este tubérculo, que se cultiva alrededor de Aljezur y también Tavira. Además del contacto directo con el producto en sí, la artista fue capaz de familiarizarse, con la colaboración de la Associação de Produtores de Batata-doce de Aljezur [Asociación de Productores  de Batata dulce de Aljezur], con las tradiciones de cultivo y las características del suelo donde se cultiva el producto estrella de la zona.

  1. © 2017 mónica bengoa

social


social