rss vimeo twitter facebook googleplus pinterest

context

Por dos mil años el libro ha estado expresando un conjunto de valores y representaciones del mundo.
Desde el siglo I, la aparición del códice marcó nada menos que una revolución en Roma, ya que hizo que el uso del rollo de papel gradualmente en desuso.

“El mundo es un libro enorme”, observa el filósofo místico Ibn Arabi en el siglo XII.
En el Oeste fue también durante el siglo XII que los libros empezaron a dividirse en capítulos, con una secuencia lógica y un plan general. Pero más allá de sus contenidos, textos e imágenes, el libro presenta una peculiar forma de material a ella. Es probablemente y por encima de todo esto forma material que explica su éxito duradero. El libro surgió de la tapa, lo que le permite mantenerse en pie, y puede abrir y cerrar. El pliegue divide espacios sin separarlos, a la vez separados y juntos, cara a cara, frente y parte posterior, por fuera y por dentro, todos reunidos en un mismo volumen. De lo contrario, poner, el libro hace posible pensar en el continuo de la discontinuidad, y lo discontinuo y continuidad.
Con el aumento general de la electrónica, ya que la pantalla ha estado compitiendo con el reino de papel, ya pesar de todos los diversos temores expresados, el libro-que perceptible objeto es la celebración de su propio.

Como un objeto cultural supremo, el libro introduce en nuestro pensamiento y nuestro comportamiento una relación especial con el tiempo, el cuerpo, la verdad y el mundo que contiene y revela. Por lo tanto, en contraste con el ordenador que, sin principio ni fin, transmite verdades que son muchas y variadas, temporal, y constantemente incumplida. Su cuerpo orgánico, hecho de cuero y papel, pegamento, tinta e hilo, introduce una íntima relación física que ningún objeto electrónico nunca será capaz de ofrecer. “Devorando un libro” no es sólo una metáfora y el vocabulario del libro a menudo revela su parentesco con el cuerpo humano, la evocación de la cabeza, la piel, la espalda y los nervios… No es de extrañar, hoy en día, que muchos artistas han desarrollado un profundo interés por el libro y su forma material, transformándolo, manipulándolo, y apropiándose de él con sus diversas formas de inspiración.

Frente al libro, y con ella: la silla!

En cuanto al libro, no hay escasez de palabras que subraya la íntima relación entre la silla y el cuerpo humano y el contexto cultural que es parte de. La silla se ha referido a las prácticas simbólicas desde que la humanidad se convirtió en sedentarizados. Históricamente asociada con el poder, que ha actuado como un trono desde la Antigüedad, aunque esto no ha impedido de otros usos. Sus jerarquías materiales y simbólicas se pueden encontrar en todas las épocas en la vida civil y doméstica, en sillones, sillas, bancos y taburetes, de destinar el rango de sus usuarios y sus funciones específicas. Al igual que el libro, la silla ha sido una fuente de inspiración y de creación para muchos artistas, mientras que los artesanos y diseñadores se han producido en las mil y una maneras.

Una exposición que reúne libros y objetos de arte sillas.

Libros y sillas son objetos esenciales de la mediación entre las personas. En el espíritu de la Fundación Boghossian, el término “objetos de diálogo” resuena a la mente! Juntos, se extienden las capacidades humanas para la comunicación en el espacio y el tiempo.
Al proponer esta exposición que incluye casi 200 libros y sillas creadas por artistas provenientes de diferentes culturas, se invita al público a reaccionar ante estas reflexiones simbólicas y significados.
Pero ¿cómo vamos a exhibir los libros que no se pueden leer, y sillas en las que no se puede sentar? “El presidente siempre está sentado”, declaró el poeta surrealista Achille Chavée…
El público ahora es invitado en un circuito interactivo donde la gente puede leer y descansar durante su visita.

En ocasiones solemnes y conmovedoras, otras graciosos e inesperadas, las obras de arte-objetos reunidos en esta exposición en la Villa Empain formar un conjunto sorprendente. Aquí, entre dos sillas, siempre hay un libro, un enlace, un sentido de la maravilla, y una invitación al diálogo.

La mayoría de las obras expuestas en esta exposición proceden de una colección privada belga, que en sí mismo constituye nada menos que un cuerpo vivo, un mundo en movimiento donde reina más libres y diversificados imaginación.

Los artistas seleccionados son

Karel Adamus (República Checa), Jordi Alcaraz (España), Helena Almeida (Portugal), Anton Alvarez (Chile y Suecia), Noriko Ambe (Japón), Elodie Antoine (Bélgica), Mar Arza (España), Christian Astuguevieille (Francia) , Maarten Baas (Alemania y Países Bajos), Roger Ballen (EE.UU. y Sudáfrica), Juan Carlos Batista (España), Gregor Beltzig (Alemania), Mónica Bengoa (Chile), José Bento (Brasil), Julien Berthier (Francia), Andrea Bianconi (Italia), Jean Boghossian (Líbano), Bram Boo (Bélgica), Florian Borkenhagen (Alemania), Etienne Bossut (Francia), Mark Brazier-Jones (Nueva Zelanda y Reino Unido), Alfonso Brezmes (España), Eyal Burstein (Israel), Benjamin Rollins Caldwell (EE.UU.), Jonathan Callan (Reino Unido), Fernando y Humberto Campana (Brasil), Daniel Canogar (España), Giuseppe Capitano (Italia), Charley Case (Bélgica), Noor Ali Chagani (Pakistán) , Ka-Lai Chan (China y los Países Bajos), Emilio Chapela Pérez (México), Gad Charny (Israel), Kyungwoo Chun (Corea del Sur), Tobias Collier (Reino Unido), Christophe Coppens (Bélgica), Christopher Coppers (Bélgica), José Pedro Croft (Portugal), Jacob Dahlgren (Suecia), Baptiste Debombourg (Francia), Muriel de Crayencour (Bélgica), Paul de Guzman (Canadá), Francesco De Molfetta (Italia), Boris Dennler (Suiza), Brian Dettmer (EE.UU. ), Antonio Díaz Grande (España), Lauren DiCioccio (EE.UU.), Tom Dixon (Reino Unido), Vincent Dubourg (Francia), Stéphane Ducatteau (Francia), EliKuka (Rusia), Sammy Engramer (Francia), Ninar Esber (Líbano) , Héctor Falcón (México), Fatmi mounir (Marruecos), Flavio Favelli (Italia), Hans-Peter Feldmann (Alemania), Darren Foote (EE.UU.), Maddalena Fragnito De Giorgio (Italia), Aurélien Froment (Francia), FRP2 (Italia ), Takaya Fujii (Japón), Julia Fullerton-Batten (Alemania), Carlos Garaicoa (Cuba), Gelitin (Austria), Anthony Goicolea (EE.UU.), Geert Goiris (Bélgica), Matt Oro (Reino Unido), Máximo González (Argentina ), Luis González Palma (Guatemala), Yoeri Guepin (Países Bajos), Rune Guneriussen (Noruega), Tal Gur (Israel), Thomas Heatherwick (Reino Unido), Pepe Heykoop (Países Bajos), Sami Hilal Hilal (Brasil), Eva Hjorth ( Dinamarca), Chourouk Hriech (Francia y Marruecos), Zhao Huasen (China), Richard Hutten (Países Bajos), Hisae Ikenaga (Japón y México), Emilio Isgrò (Italia), J & PEG (Italia), Boukje Janssen (Países Bajos), Svein Fannar Johannson (Isla), Michael Johansson (Suecia), Sean M. Johnson (EE.UU.), Kenneth Josephson (EE.UU.), Charles Kaisin (Bélgica), Tamar Kasparian (Armenia y Bélgica), André Kertész (EE.UU.), Kristof Kintera ( República Checa), Takehito Koganezawa (Japón), Dasha Krotova (Rusia), Anouk Kruithof (Países Bajos), Brig Laugier (Francia), Soon Young Lee (Corea del Sur y Francia), Wonho Lee (Corea del Sur), Jørgen Craig Lello & Tobias Arnell (Noruega), Isabelle Lenfant (Bélgica), Cécile Le Talec (Francia), Arik Levy (Israel), Miller y Olivier Levy Liegent (Francia), Tim Lewis (Reino Unido), Kai Linke (Alemania), Jacques Lizène (Bélgica ), Sharon Louden (EE.UU.), Chema Madoz (España), Esko Männikkö (Finlandia), Alicia Martín (España), Jeremy May (Reino Unido), Rebeca Menéndez (España), Eugenio Merino (España), Sabrina Mezzaqui (Italia) , Mihael Milunovic (Serbia), Aiko Miyanaga (Japón), David Moises (Austria), Linarejos Moreno (España), Louise Nevelson (EE.UU.), Nurbossyn Oris (Kazajstán), Edgar Orlaineta (México), Daniele Papuli (Italia), Lucien Pelen (Francia), João Penalva (Portugal), Marta María Pérez Bravo (Cuba), Carmen y Suiza (Bolivia), Adrien Petrucci (Francia), Stephane Plassier (Francia), Ivan Puig (México), Pol Quadens (Bélgica), Ilya Rabinovich (Israel y los Países Bajos), Sandra Ramos (Cuba), Raw-Edges (Israel y del Reino Unido), Pablo Reinoso (Argentina), Tejo Remy (Países Bajos), Nadine Rennert (Alemania), Marc Andre Robinson (EE.UU.), Andrei Roiter (Rusia), José Rufino (Brasil), David Ruckli (Suiza), Georgia Russell (Reino Unido), Doris Salcedo (Colombia), Ana Sánchez (España), Amparo Sard (España), Reiner Xaver Sedelmeier (Alemania), Noah Sherwood (Canadá), Chiharu Shiota (Japón), Shirley Shor (Israel y EE.UU.), Danny Simon (Israel), Janna Syvänoja (Finlandia), Jana Sterbak (República Checa y Canadá), Tobias Sternberg (Suecia), Janna Syvänoja (Finlandia ), Koji Takei (Japón), Yuken Teruya (Japón), Stéphane Thidet (Francia), Nazif Topçuo? lu (Turquía), Jade Townsend (EE.UU.), Hiroko Tsuchida (Japón), Massimo Uberti (Italia), Jerry Uelsmann (EE.UU. ), Bob Verschueren (Bélgica), Jean-Luc Vilmouth (Francia), Peter Weibel (Austria), Stefan Wewerka (Alemania), Philip Wiegard (Alemania), Sam Winston (Reino Unido), Julia Winter (Rusia y Países Bajos), John Wood & Paul Harrison (Reino Unido), Erwin Wurm (Austria), Tao Xue (China), Tokujin Yoshioka (Japón), Anna Zholud (Rusia), Sylvie Zijlmans (Países Bajos), Fiona Roberts (Australia).

exhibited artwork

  1. © 2017 mónica bengoa

social


social